Mi?rcoles, 05 de diciembre de 2007
Vuelven los putos Goldfrapp, que dir?a la c?ndida Ellen Page. La banda de Alison, esa cantante de voz misteriosa y celestial, acorde para hacer cualquier ?lbum que est? cerca de romper todas las expectativas, regresa de la manera m?s g?lida que se pueda esperar.

Lo de g?lida no es un varapalo a la valoraci?n del disco, sino precisamente todo lo contrario. Seventh tree, que as? como se llama este trabajo, contiene canciones acordes con la ?poca del a?o en que surge: fr?as, transmitiendo un ambiente de paz sosegada, ideales para perderse en infinitas estepas, abriendo los ojos para ver brumas matutinas y vespertinas, ambientes irreales que nos sit?en en un brumoso universo enso?ador.

Porque Goldfrapp han dejado atr?s los devaneos con el electropop casi casi technoochentero de sus anteriores trabajos, para centrarse en una riqueza l?rica, m?s cercana al folk. Que a otra cosa para, con una tenue electr?nica se aproveche de verdad el mayor m?rito del grupo, esto es, el virtuosismo vocal de Alison. Para ello no es necesario que ning?n tema se un potencial single rompedor. Alejarse de la comercialidad es tal vez lo mejor para recuperar tus or?genes, de Felt mountain y su maravilloso Utopia. Temas como Little bird, Eat yourself, Cologne cerrone Houdini o el que ser? adelante, A and e, lo demuestran. Al fin y cal cabo, Goldfrapp son esa banda que la gente va a ver aunque para ello tenga que pasar por el aro de pagar el mayor cach? del grupo del marido de Gwynelth Paltrow.

Faltan a?n varios meses para que salga a la venta este ?lbum (25 de febrero), que ya se sit?a de inmediato como uno de los grandes candidatos a situarse entre lo m?s granado de la temporada 2008.

Tags: Música, Goldfrapp.

Publicado por inthemood4love @ 10:06
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios